24 mayo 2006

Programa Nº 14: La reproducción humana artificial

Buenas noches. Les habla Daniel Iglesias. Damos inicio al programa Nº 14 de “Verdades de Fe”, que está siendo transmitido por Radio María Uruguay desde Florida, Melo y Tacuarembó y también a través de Internet. Pueden enviarnos sus comentarios o consultas al teléfono (035) 20535 o al mail info.ury@radiomaria.org. Estaré con ustedes hasta las 22:00.
El programa de hoy estará referido a la reproducción humana artificial. Presentaremos la doctrina católica sobre este tema exponiendo sintéticamente el contenido de la instrucción “Donum vitae” de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el respeto de la vida humana naciente y la dignidad de la procreación, publicada en 1987.
La instrucción “Donum vitae” se plantea la cuestión de si las técnicas biomédicas que permiten intervenir en la fase inicial de la vida del ser humano y aun en el mismo proceso procreativo son conformes con los principios de la moral católica.

En su introducción, la “Donum vitae” recuerda los principios fundamentales, de carácter antropológico y moral, necesarios para una exacta valoración de esos problemas.
El desarrollo de la biología y la medicina da la posibilidad de intervenir en los mecanismos de la procreación, no sólo para facilitarlos, sino también para dominarlos. Esto puede constituir un progreso al servicio del hombre, pero también comporta graves riesgos.
El Magisterio de la Iglesia interviene para exponer los criterios de valoración moral de las aplicaciones de la investigación científica y de la técnica en el inicio de la vida humana. Estos criterios son el respeto, la defensa y la promoción del hombre, su derecho fundamental a la vida y su dignidad de persona, dotada de alma espiritual, de responsabilidad moral y llamada a la comunión beatífica con Dios.
A través de la contemplación del misterio del Verbo encarnado, la Iglesia conoce también el "misterio del hombre"; anunciando el evangelio de salvación, revela al hombre su propia dignidad y le invita a descubrir plenamente la verdad sobre sí mismo. La Iglesia propone la ley divina para promover la verdad y la liberación.
La investigación científica constituye una expresión significativa del señorío del hombre sobre la creación. La ciencia y la técnica son preciosos recursos del hombre, pero no pueden indicar por sí solas el sentido de la existencia y del progreso humano. Deben respetar incondicionalmente los criterios fundamentales de la moralidad, poniéndose al servicio de la persona humana, de sus derechos inalienables y de su bien verdadero e integral. La ciencia sin la conciencia no conduce sino a la ruina del hombre.
La naturaleza humana es al mismo tiempo corporal y espiritual. El cuerpo humano es parte constitutiva de una persona, que a través de él se expresa y se manifiesta. La ley moral natural evidencia y prescribe las finalidades, los derechos y los deberes fundamentados en la naturaleza corporal y espiritual de la persona humana. Cualquier intervención sobre el cuerpo humano afecta también a la persona misma; encierra por tanto un significado y una responsabilidad morales.
Las intervenciones artificiales sobre la procreación y el origen de la vida humana no deben rechazarse por el hecho de ser artificiales (como tales testimonian las posibilidades de la medicina), sino que deben ser valoradas moralmente por su relación con la dignidad de la persona humana.
Los valores fundamentales relacionados con las técnicas de procreación artificial humana son dos: la vida del ser humano llamado a la existencia y la originalidad con que esa vida es transmitida en el matrimonio. La vida física no representa el bien total ni el bien supremo del hombre llamado a la eternidad. Sin embargo, en cierto sentido constituye el valor "fundamental", porque sobre ella se apoyan y se desarrollan todos los demás valores de la persona. La comunicación de la vida humana posee una originalidad propia, derivada de la originalidad misma de la persona humana.
Las enseñanzas fundamentales del Magisterio de la Iglesia sobre estos temas son las siguientes:
· La vida de todo ser humano ha de ser respetada de modo absoluto desde el momento mismo de la concepción. Nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente.
· La procreación humana presupone la colaboración responsable de los esposos con el amor fecundo de Dios; el don de la vida humana debe realizarse en el matrimonio mediante los actos específicos y exclusivos de los esposos, de acuerdo con las leyes inscritas en sus personas y en su unión.

A continuación presentaremos la primera parte de la instrucción “Donum vitae”, que trata del respeto debido al ser humano desde el primer momento de su existencia.
El ser humano ha de ser respetado como persona desde el primer instante de su existencia. Desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre la genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: un hombre, este hombre individual con sus características ya bien determinadas. Con la fecundación inicia la aventura de una vida humana, cuyas principales capacidades requieren un tiempo para desarrollarse y poder actuar.
¿Cómo un individuo humano podría no ser persona humana? El Magisterio no se ha comprometido expresamente con una afirmación de naturaleza filosófica, pero repite de modo constante la condena moral de cualquier tipo de aborto procurado. Esta enseñanza permanece inmutada y es inmutable.
El diagnóstico prenatal es moralmente lícito si los métodos utilizados, con el consentimiento informado de los padres, respetan la vida e integridad del embrión o del feto humano (y de su madre) y se orientan hacia su custodia o curación, sin exponerlos a riesgos desproporcionados; pero se opone gravemente a la ley moral cuando contempla la posibilidad, en dependencia de sus resultados, de provocar un aborto.
Como en cualquier acción médica sobre un paciente, son lícitas las intervenciones sobre el embrión humano siempre que respeten la vida y la integridad del embrión, que no lo expongan a riesgos desproporcionados, que tengan como fin su curación, la mejora de sus condiciones de salud o su supervivencia individual. Sea cual sea el tipo de terapia médica, es preciso el consentimiento libre e informado de los padres, según las reglas deontológicas previstas para los niños.
La investigación médica debe renunciar a intervenir sobre embriones vivos, a no ser que exista la certeza moral de que no se causará daño alguno a su vida y a su integridad ni a la de la madre, y sólo en el caso de que los padres hayan otorgado su consentimiento, libre e informado, a la intervención sobre el embrión.
La experimentación sobre los embriones o fetos comporta siempre el riesgo, y más frecuentemente la previsión cierta, de un daño para su integridad física o incluso de su muerte. La experimentación no directamente terapéutica sobre embriones vivos, sean viables o no, es ilícita. La praxis de mantener en vida embriones humanos para fines experimentales o comerciales es completamente contraria a la dignidad humana. Cuando se trate de terapias experimentales utilizadas en beneficio del embrión como un intento extremo de salvar su vida, y a falta de otras terapias eficaces, puede ser lícito el recurso a fármacos o procedimientos todavía no enteramente seguros.
Los cadáveres de embriones o fetos humanos, voluntariamente abortados o no, deben ser respetados como los restos mortales de los demás seres humanos. En particular, no pueden ser objeto de mutilaciones o autopsia si no existe seguridad de su muerte y sin el consentimiento de los padres o de la madre. Toda práctica comercial con dichos cadáveres es ilícita y debe ser prohibida.
Los embriones humanos obtenidos in vitro son seres humanos y sujetos de derechos: Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como "material biológico" disponible.
En la práctica habitual de la fecundación in vitro no se transfieren todos los embriones al cuerpo de la mujer; algunos son destruidos. La Iglesia prohíbe también atentar contra la vida de estos seres humanos. Resulta obligado denunciar la particular gravedad de la destrucción voluntaria de los embriones humanos obtenidos in vitro con el solo objeto de investigar.
Los métodos de observación o de experimentación, que causan daños o imponen riesgos graves y desproporcionados a los embriones obtenidos in vitro, son moralmente ilícitos por la misma razón. Por haber sido producidos in vitro, estos embriones, no transferidos al cuerpo de la madre y denominados "embriones sobrantes", quedan expuestos a una suerte absurda, sin que sea posible ofrecerles vías de supervivencia seguras y lícitamente perseguibles.
Las técnicas de fecundación in vitro pueden hacer posibles otras formas de manipulación biológica o genética de embriones humanos, como son: los intentos y proyectos de fecundación entre gametos humanos y animales y la gestación de embriones humanos en útero de animales; y la hipótesis y el proyecto de construcción de úteros artificiales para el embrión humano. Estos procedimientos son contrarios a la dignidad de ser humano propia del embrión y, al mismo tiempo, lesionan el derecho de la persona a ser concebida y a nacer en el matrimonio y del matrimonio. También los intentos y las hipótesis de obtener un ser humano sin conexión alguna con la sexualidad mediante "fisión gemelar", clonación, partenogénesis, deben ser considerados contrarios a la moral en cuanto que están en contraste con la dignidad tanto de la procreación humana como de la unión conyugal.
La misma congelación de embriones, aunque se realice para mantener con vida al embrión, constituye una ofensa al respeto debido a los seres humanos, por cuanto les expone a graves riesgos de muerte o de daño a la integridad física, les priva al menos temporalmente de la acogida y de la gestación materna y les pone en una situación susceptible de nuevas lesiones y manipulaciones.
Algunos intentos de intervenir sobre el patrimonio cromosómico y genético no son terapéuticos, sino que miran a la producción de seres humanos seleccionados en cuanto al sexo o a otras cualidades prefijadas. Estas manipulaciones son contrarias a la dignidad personal del ser humano, a su integridad y a su identidad.
Ahora haremos unos minutos de pausa para escuchar música.

INTERVALO MUSICAL

Continuamos el programa Nº 14 de “Verdades de Fe”, que está siendo transmitido por Radio María Uruguay desde Florida, Melo y Tacuarembó. Los oyentes pueden plantearnos sus consultas y comentarios llamando al teléfono 035 20535 o enviando un mail a info.ury@radiomaria.org.
Nuestro programa de hoy está dedicado a la reproducción humana asistida, de acuerdo con la instrucción “Donum vitae” de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Consideraremos ahora la segunda parte de la instrucción, que afronta las cuestiones morales planteadas por las intervenciones técnicas sobre la procreación humana.
La consolidación de la práctica de la fecundación in vitro ha requerido formar y destruir innumerables embriones humanos. Todavía hoy presupone una superovulación en la mujer: se recogen varios óvulos, se fertilizan y después se cultivan in vitro durante algunos días. Habitualmente no se transfieren todos a las vías genitales de la mujer; algunos embriones, denominados normalmente "embriones sobrantes", se destruyen o se congelan. Algunos de los embriones ya implantados se sacrifican a veces por diversas razones: eugenésicas, económicas o psicológicas. Esta destrucción voluntaria de seres humanos o su utilización para fines diversos, en detrimento de su integridad y de su vida, es contraria a la doctrina sobre el aborto procurado. Sin embargo, este tipo de abusos no exime de una profunda y ulterior reflexión ética sobre las técnicas de procreación artificial consideradas en sí mismas, haciendo abstracción, en la medida de lo posible, del aniquilamiento de embriones producidos in vitro.
Se considerarán en primer lugar los problemas planteados por la fecundación artificial heteróloga.

Todo ser humano debe ser acogido siempre como un don y bendición de Dios. Sin embargo, desde el punto de vista moral, sólo es verdaderamente responsable, para con quien ha de nacer, la procreación que es fruto del matrimonio. La fidelidad de los esposos, en la unidad del matrimonio, comporta el recíproco respeto de su derecho a llegar a ser padre y madre exclusivamente el uno a través del otro. El hijo tiene derecho a ser concebido, llevado en las entrañas, traído al mundo y educado en el matrimonio. La vitalidad y el equilibrio de la sociedad exigen que los hijos vengan al mundo en el seno de una familia, y que ésta esté establemente fundamentada en el matrimonio.
La tradición de la Iglesia y la reflexión antropológica reconocen en el matrimonio y en su unidad indisoluble el único lugar digno de una procreación verdaderamente responsable. La fecundación artificial heteróloga es contraria a la unidad del matrimonio, a la dignidad de los esposos, a la vocación propia de los padres y al derecho de los hijos a ser concebidos y traídos al mundo en el matrimonio y por el matrimonio.
La fecundación artificial heteróloga lesiona los derechos del hijo, lo priva de la relación filial con sus orígenes paternos y puede dificultar la maduración de su identidad personal. Constituye además una ofensa a la vocación común de los esposos a la paternidad y a la maternidad: priva objetivamente a la fecundidad conyugal de su unidad y de su integridad; opera y manifiesta una ruptura entre la paternidad genética, la gestacional y la responsabilidad educativa.
Por tanto, es moralmente ilícita la fecundación de una mujer casada con el esperma de un donador distinto de su marido, así como la fecundación con el esperma del marido de un óvulo no procedente de su esposa. Es moralmente injustificable, además, la fecundación artificial de una mujer no casada, soltera o viuda, sea quien sea el donador. La maternidad sustitutiva es moralmente lícita, por las mismas razones que llevan a rechazar la fecundación artificial heteróloga.

Consideremos ahora la fecundación artificial homóloga.
¿Qué relación debe existir entre procreación y acto conyugal desde el punto de vista moral?
La enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y sobre la procreación afirma la "inseparable conexión, que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador”. Esta doctrina relativa a la unión existente entre los significados del acto conyugal y entre los bienes del matrimonio aclara el problema moral de la fecundación artificial homóloga. La contracepción priva intencionalmente al acto conyugal de su apertura a la procreación y realiza de ese modo una disociación voluntaria de las finalidades del matrimonio. La fecundación artificial homóloga, intentando una procreación que no es fruto de la unión específicamente conyugal, realiza objetivamente una separación análoga entre los bienes y los significados del matrimonio.
El valor moral de la estrecha unión existente entre los bienes del matrimonio y entre los significados del acto conyugal se fundamenta en la unidad del ser humano, unidad compuesta de cuerpo y de alma espiritual. El acto conyugal con el que los esposos manifiestan recíprocamente el don de sí expresa simultáneamente la apertura al don de la vida: es un acto inseparablemente corporal y espiritual. Una fecundación obtenida fuera del cuerpo de los esposos queda privada, por esa razón, de los significados y de los valores que se expresan, mediante el lenguaje del cuerpo, en la unión de las personas humanas.
El origen de una persona humana es en realidad el resultado de una donación. La persona concebida deberá ser el fruto del amor de sus padres. No puede ser querida ni concebida como el producto de una intervención de técnicas médicas y biológicas: esto equivaldría a reducirlo a ser objeto de una tecnología científica.
El deseo de un hijo -o al menos la disponibilidad para transmitir la vida- es un requisito necesario desde el punto de vista moral para una procreación humana responsable. Pero esta buena intención no es suficiente para justificar una valoración moral positiva de la fecundación in vitro entre los esposos. El procedimiento de la fecundación in vitro se debe juzgar en sí mismo, y no puede recibir su calificación moral definitiva de la totalidad de la vida conyugal en la que se inscribe, ni de las relaciones conyugales que pueden precederlo o seguirlo.
La fecundación in vitro homóloga actúa una disociación entre los gestos destinados a la fecundación humana y el acto conyugal. Se realiza fuera del cuerpo de los cónyuges por medio de gestos de terceras personas, cuya competencia y actividad técnica determina el éxito de la intervención; confía la vida y la identidad del embrión al poder de los médicos y de los biólogos, e instaura un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana. Una tal relación de dominio es en sí contraria a la dignidad y a la igualdad que debe ser común a padres e hijos.
La concepción in vitro es el resultado de la acción técnica que antecede la fecundación; esta no es de hecho obtenida ni positivamente querida como la expresión y el fruto de un acto específico de la unión conyugal. En la fecundación in vitro homóloga, por eso, la generación de la persona humana queda objetivamente privada de su perfección propia.
Por estas razones, el así llamado "caso simple", esto es, un procedimiento de fecundación in vitro homóloga libre de toda relación con la praxis abortiva de la destrucción de embriones y con la masturbación, sigue siendo una técnica moralmente ilícita, porque priva a la procreación humana de la dignidad que le es propia y connatural.
Aunque no se pueda aprobar el modo de lograr la concepción humana en la fecundación in vitro, todo niño que llega al mundo deberá en todo caso ser acogido como un don viviente de la bondad divina y deberá ser educado con amor.
La inseminación artificial homóloga dentro del matrimonio no se puede admitir, salvo en el caso en que el medio técnico no sustituya al acto conyugal, sino que sea una facilitación y una ayuda para que aquél alcance su finalidad natural.
La inseminación artificial sustitutiva del acto conyugal se rechaza en razón de la disociación voluntariamente causada entre los dos significados del acto conyugal. La masturbación, mediante la que normalmente se procura el esperma, constituye otro signo de esa disociación: aun cuando se realiza en vista de la procreación, ese gesto sigue estando privado de su significado unitivo.
La medicina que desee ordenarse al bien integral de la persona debe respetar los valores específicamente humanos de la sexualidad. El médico está al servicio de la persona y de la procreación humana: no le corresponde la facultad de disponer o decidir sobre ellas. El acto médico es respetuoso de la dignidad de las personas cuando se dirige a ayudar el acto conyugal, sea para facilitar su realización, sea para que el acto normalmente realizado consiga su fin.
Si, por el contrario, la intervención médica sustituye técnicamente al acto conyugal, para obtener una procreación que no es ni su resultado ni su fruto, en este caso el acto médico no está, como debería, al servicio de la unión conyugal, sino que se apropia de la función procreadora y contradice de ese modo la dignidad y los derechos inalienables de los esposos y de quien ha de nacer.
El sufrimiento de los esposos que no pueden tener hijos o que temen traer al mundo un hijo minusválido es una aflicción que todos deben comprender y valorar adecuadamente. Sin embargo, el matrimonio no confiere a los cónyuges el derecho a tener un hijo, sino solamente el derecho a realizar los actos naturales que de suyo se ordenan a la procreación.
Un verdadero y propio derecho al hijo sería contrario a su dignidad y a su naturaleza. El hijo no es algo debido y no puede ser considerado como objeto de propiedad: es más bien un don, "el más grande" y el más gratuito del matrimonio. Por este título el hijo tiene derecho a ser el fruto del acto específico del amor conyugal de sus padres y tiene también el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción.
Los cónyuges estériles no deben olvidar que "incluso cuando la procreación no es posible, no por ello la vida conyugal pierde su valor. La esterilidad física, en efecto, puede ser ocasión para los esposos de hacer otros importantes servicios a la vida de las personas humanas, como son, por ejemplo, la adopción, los varios tipos de labores educativas, la ayuda a otras familias, a los niños pobres o minusválidos".

Hasta aquí hemos resumido la instrucción “Donum vitae”. A modo de conclusión y resumen, citaremos ahora el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 499-501:
“¿Por qué son inmorales la inseminación y la fecundación artificiales?
La inseminación y la fecundación artificiales son inmorales porque disocian la procreación del acto conyugal con el que los esposos se entregan mutuamente, instaurando así un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana. Además, la inseminación y la fecundación heterólogas, mediante el recurso a técnicas que implican a una persona extraña a la pareja conyugal, lesionan el derecho del hijo a nacer de un padre y de una madre conocidos por él, ligados entre sí por matrimonio y poseedores exclusivos del derecho a llegar a ser padre y madre solamente el uno a través del otro.
¿Cómo ha de ser considerado un hijo?
El hijo es un don de Dios, el don más grande dentro del matrimonio. No existe el derecho a tener hijos (“un hijo pretendido a toda costa”). Sí existe, en cambio, el derecho del hijo a ser fruto del acto conyugal de sus padres, y también el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción.
¿Qué pueden hacer los esposos cuando no tienen hijos?
Cuando el don del hijo no les es concedido, los esposos, después de haber agotado todos los legítimos recursos de la medicina, pueden mostrar su generosidad mediante la tutela o la adopción, o bien realizando servicios significativos en beneficio del prójimo. Así ejercen una preciosa fecundidad espiritual.”

Querido amigo, querida amiga:
Lamentablemente, la reproducción humana artificial se ha difundido mucho y hoy en día la mayoría de las personas, incluyendo a muchos católicos, tiende a aceptarla sin reflexionar lo suficiente acerca de su moralidad. El categórico rechazo de la doctrina católica a la inseminación y la fecundación artificiales es demasiado poco conocido. Tal vez también tú hasta hoy has pensado que no hay nada malo en esas técnicas. Si fuera así, esperamos que este programa haya contribuido a abrir tus ojos.
Por la intercesión de Santa María, la siempre Virgen Madre de Dios, ruego a Dios que te conceda reconocer la inmoralidad de la reproducción humana artificial y dar testimonio de este aspecto de la doctrina moral católica con tus palabras y obras.
Damos fin al programa Nº 14 de “Verdades de Fe” y nos despedimos hasta el próximo martes a las 21:30. Que Dios los bendiga día tras día.

Daniel Iglesias Grèzes
20 de junio de 2006.

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Coincido con algunas de tus apreciaciones, más no con otras. Comparto el sentido que debe tener la paternidad, el deseo de tener un hijo querido y el de constituir una familia en la que asegurar su desarollo pleno, junto con la realización de la familia como tal. Comparto la idea de no tener un hijo como quién desea tener un auto o una casa, al extremo tal de recurrir a cualquier medio con tal de tenerlo: habieno tanto niño que llega al mundo sin ser querido, la opción de la adopción, bien concebida, es un gesto de amor inestimable.
Pero discrepo completamente con la idea de que por recurrir a la asistencia de una técnica médica se esté cometiendo un acto inmoral. ¿Un niño concebido mediante inseminación artificial es acaso menos humano que uno concebido mediante el acto natural? No estamos hablando de la técnica en sí, sino de su resultado. El afirmar que "En la fecundación in vitro homóloga, por eso, la generación de la persona humana queda objetivamente privada de su perfección propia.", ¿qué quiere decir? ¿Quiere decir que el ser humano resultante es menos humano? ¿quiere decir que el amor que une a padres e hijos es menos auténtico o tiene menos valor?
¿Un hijo producto de una inseminación artificial fuera del útero materno, pero deseado y amado por sus padres, tendrá una vida más desdichada o menos realizada que la vida de un hijo concebido en el utero materno pero no deseado por sus padres accidentales?
La argumentación en ese sentido es un muy confusa. La argumentación quiere poner en el mismo cuenco la intención de los padres, el hecho biológico de la fecundación, la técnica médica y la dignidad de ser humano concebido, como si no fuesen perfectamente separables, algo que claramente (parte los ojos) no es así. Afirmar que estos elementos no son separebles implica afirmar que el ser humano concebido por inseminación artificial es menos ser humano que el concebido de manera natural en el útero, y eso es un disparate mayúsculo. La humanidad de una persona no queda determinada por un evento ocurrido en el momento de su concepción, sino que le antecede (en la intención de los padres que desean procrear) y continúa en construcción por el resto de su vida. El hecho de que sea concebido in vitro o in utero (se dice así?) no es más que un hecho anecdótico puntual que en sí mismo no afecta la dignidad del nuevo ser. Es perfectamente lícito separar el hecho biológico (la fecundación del óvulo y la correspondiente concepción de un nuevo ser humano) con el acto moral de dicha concepción. El acto moral no tiene ningún punto de contacto con el hecho biológico, ni lo afecta en modo alguno. El hecho biológico de la concepción puede estar sujeto a condiciones de contono que lo puedan favorecer o perjudicar, tanto in vitro como in útero. Puede ser tanto o más pernicioso para la concepción el hecho de que la madre ingiera (voluntaria o involuntariamente) sustancias tóxicas, o que esté expuesta a condiciones de stress físico o psicológico, que el hecho de que la concepción ocurra in vitro en condiciones benévolas o no. Si partimos de la base que la concepción sólo es perfecta si se dan todas las condiciones que así lo aseguren, entonces la iglesia debería recomedar a la gente que no tenga más hijos, ya que el estar expuesto a agentes contaminantes (humos, agentes agrotóxicos en agua y alimentos, sustancias tóxicas en el aire, aditivos inecesarios en los alimentos, sobredosificación de antibióticos, etc.) no aseguran las condiciones "ideales" de procreación.
Me parece que es MUCHO más importante promover la procreación responsable y fomentar los valores de la familia que el atender cuestiones "teóricas" sobre si es lícito o no la procreación invitro y la supuesta "perfección" de la concepción humana y la supuesta lesión a la dignidad humana. Habiendo tantos problemas tan importantes y tan lesivos para la dignidad que ocurren a diario en el mundo, el detenerse a examinar y criticar con microscopio teológico una técnica médica que, bien aplicada, no cabe duda que ayuda (y dignifica) la concepción de un hijo, es una pérdida de tiempo y de perspectiva. La base del error es el creer inseparable el acto de la intención. El mundo nos muestra con cuanta irresponsabilidad tantas parejas traen al mundo hijos que no quieren. El problema no está en la moralidad de la técnica in vitro o no (la técnica nada tiene de moral o inmoral, es sólo un procedimiento), y por lo tanto no puede tener efecto sobre la dignidad de nadie. Lo que importa es la intención con que los seres humanos aplicamos una técnica o nos dejamos someter a ella.

5:31 p. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Estimado amigo anónimo:

Ni el Magisterio de la Iglesia ni yo afirmamos jamás que un hijo concebido por medio de una técnica de reproducción humana artificial sea menos humano o menos digno que uno concebido naturalmente. Más aún, afirmamos precisamente lo contrario: que el hijo, aunque sea el producto de una violación, de una fecundación in vitro, de una clonación etc. es siempre un don de Dios que debe ser recibido con amor.

No se juzga pues la dignidad ontológica del hijo sino la dignidad moral del acto mediante el cual fue concebido. Si no fuese posible distinguir ambas cosas, habría que sostener que las violaciones son actos moralmente lícitos, porque pueden generar un nuevo ser dotado de la dignidad humana esencial. Lo cual es obviamente absurdo.

A mi juicio tu error está en que ignoras la dimensión objetiva de la moralidad de los actos humanos y restringes esa moralidad a la dimensión subjetiva (o sea, a las intenciones). Pero no es cierto que lo único bueno sea la buena voluntad. La Iglesia no se cansa de enseñar que hay actos intrínsecamente malos, más allá de las intenciones buenas o malas. Matar a un ser humano inocente es siempre malo, aunque a veces no haya culpa subjetiva en razón de una ignorancia invencible.

Tu tesis sobre la amoralidad de la técnica nos lleva directamente al centro del mayor problema moral que enfrenta nuestra civilización. La ciencia sin conciencia no es un gran logro, sino una gran amenaza para el hombre. La bomba nuclear no es moralmente neutra; es algo que nunca debió ser ideado, menos aún construido y mucho menos utilizado.

Tu tesis me recuerda la teoría moral de los traficantes de armas, según los cuales la culpa de las muertes en tantas guerrras no es de ellos ni de las armas sino de quienes jalan el gatillo. Linda forma de lavarse las manos, dejando de lado el hecho capital de que ellos proporcionaron los medios necesarios a tantos gobernantes o grupos inescrupulosos.

En fin, no es posible zanjar en pocas palabras una discrepancia filosófica tan honda. Sólo aspiro a hacerte pensar en el asunto un poco más.

Un saludo fraternal de
Daniel

9:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

La bomba nuclear ES moralmente neutra. ¿Desde cuando un objeto es moral? La moral no radica en el objeto, sino en la persona que usa ese objeto. Una bomba nuclear podría emplearse, por ejemplo, para desviar un meteoro que de otra forma podría destruir buena parte de la Tierra. De la misma manera un arma puede ser empleada para conseguir alimento, o defenderse de un animal agresivo, y de esa manera defender la vida humana.
Es absurdo suponer que existe valor moral en un objeto. La moral radica en los actos de los seres humanos, no en los objetos empleados en ese acto.

¿Una bala es objetivamente inmoral, mala?
El acto de matar un inocente es malo, no la bala. ¿Una bala es mala si mata un ser humano, y buena si mata un animal para comer?

Bien, supongamos que una bala es moralmente mala... desechemos las balas, cacemos animales con cuchillos... pero un cuchillo puede emplearse para matar a una persona, por lo tanto es objetivamente malo, desechemos los cuchillos, empleemos piedras... pero ya sabemos que una piedra se puede emplear para matar un ser humano (abundan ejemplos en la Biblia), así que todas las piedras en la tierra son moralmente malas... es más, el planeta entero es moralmente malo, pues claquiera de sus partes podría emplearse para matar seres humanos, con lo cuál llegamos a la conclusión inevitable de que la creación misma es moralmente objetable... sin comentarios...

Y todavía queda por explicar qué se quiere decir con "En la fecundación in vitro homóloga, por eso, la generación de la persona humana queda objetivamente privada de su perfección propia."

¿En qué es menos perfecto un ser humano engendrado in vitro?

¿Un acto considerado inmoral afecta de qué manera la "perfección" de la concepción humana?

9:18 p. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Estimado amigo:

En el contexto de toda mi exposición, es muy claro que la frase "la bomba nuclear es moralmente neutra" debe entenderse como "el acto de idear, construir o utilizar una bomba nuclear" no es moralmente neutro.

La bomba nuclear fue ideada, construida y utilizada exclusivamente como arma de destrucción masiva, lo cual es intrínsecamente inmoral.

El argumento del meteorito pertenece a la ciencia ficción. De cualquier modo la bomba atómica es infinitamente más peligrosa para la humanidad que todos los meteoritos del universo juntos.

Una aclaración similar vale sobre el tema de las armas. He sostenido y sostengo que es inmoral el tráfico de armas inescrupuloso, regido por el afán de lucro, sin consideraciones éticas.

Con respecto a tu última pregunta ("¿En qué es menos perfecto un ser humano engendrado in vitro?"), diré que ella evidencia que sigues sin comprender la doctrina católica sobre este punto.

Un ser humano engendrado in vitro no es menos perfecto que otro engendrado naturalmente. Es el acto mismo de su generación el que es menos perfecto (moralmente, no técnicamente).

Lo podrías comprender meditando sobre la analogía (es decir semejanza en un sentido y desemejanza en otros) entre la fecundación in vitro y la violación. Un ser humano producto de una violación no es menos perfecto que el generado de un modo conforme a la naturaleza humana. Es el acto mismo de su generación el que es inmoral. Evidentemente el niño así concebido es inocente de ese crimen y Dios no exige sacrificios humanos para expiar esta clase de pecados.

Te saludo cordialmente.

9:52 a. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Fe de errata:

En mi comentario anterior, donde dice "la bomba nuclear es moralmente neutra" debe decir "la bomba nuclear no es moralmente neutra".

DI

9:58 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

O sea que en el objeto "bomba atómica" no radica el cuestionamiento moral, sino en su concepción: la bomba fue concebida (ideada) con el fin de matar. En otras palabras, la intención de los creadores de la bomba, o de los constructores, o de los clientes que la compran, es emplearla con el fin de destruir, en lo posible, al enemigo.

Si la inmoralidad de la bomba no se encuentra en la bomba (el objeto bomba en particular) sino en su concepción, ésta debe encontrarse o bien en la intención de uso (dimensión subjetiva) o en el conocimiento objetivo empleado para su construcción. No cabe duda que existe en la intención, pero esa es una dimensión subjetiva, que parece no ser tu única opinión.

¿Qué queda? ¿El conocimiento? ¿La inmoralidad se encuentra en el conocimiento? ¿El conocimiento, la tecnología o técnica empleada para la construcción de la bomba es objetivamente inmoral? Esto es ¿el conocimiento aplicado es objetivamente inmoral?

Entonces el conocimiento empleado para construir centrales nucleares es inmoral, porque es el mismo conocimiento que se requiere para construir una bomba nuclear (no es parecido, no es similar, es el MISMO conocimiento. De hecho históricamente ocurrió que como parte del desarrollo de la bomba atómica se diseñó una pila atómica para demostar que lo que la teoría predecía coincidía con la práctica. Desde el punto de vista del conocimiento, no existe diferencia muy importante entre una central atómica y una bomba. La única diferencia radica en la intención con que una u otra son construidas.

Atribuir carácter moral al conocimiento es absolutamente absurdo. No se puede calificar de moral a inmoral ningún conocimiento, objeto, hecho o acto de manera objetiva, desligado del acto humano y la intención con que es realizado. ¿Donde está la dimensión objetiva de la moral?

Si alguien realiza un acto que por ignorancia perjudica a otros ¿es un acto objetivamente inmoral? Muchas veces ocurren hechos que pueden ser calificados como malos (desde nuestra perspectiva humana), pero eso sólo, desligado de la intención (subjetiva) ¿puede ser catalogado de inmoral? No tiene sentido.

El hecho de que señales que "ciencia sin conciencia" no es un logro, refueza aún más mi tesis: la moral radica en el acto humano conciente, en ningún otro lado. Sólo una persona conciente puede ser juzgada como moral o inmoral. La técnica o el conocimiento nada tienen que ver en el problema. El conocimiento es aplicado por los seres humanos, con buenas o malas intenciones.

Volviendo al tema de la reproducción in vitro. Estoy básicamente de acuerdo en todo lo que dices, lo cuál me preocupa sobremanera, porque seguramente te estoy malinterpretando...

Estamos de acuerdo en que el ser humano producto tanto de una fertilización in vitro como de una violación no se ve afectado en su dignidad humana por ninguno de estos actos. O sea que ninguno de estos actos tiene, en principio, efecto sobre su calidad o "perfección" como ser humano.

También estamos de acuerdo en que el caracter moral o inmoral se encuentra en el acto: violación o fecundación in vitro. En lo que seguramente no debemos estar de acuerdo es que ese carácter está ligado exclusivamente al acto humano: el violador que abusa y degrada a su victima, o el matrimonio y los médicos que concienten en llevar adelante una técnica médica que puede darles un hijo.

Tu afirmas que ambos actos son inmorales, y que la inmoralidad de la fecundación in vitro radica en la técnica.

Supongo que estaremos de acuerdo en que una pareja que por algún motivo no puede tener hijos de manera "natural" (y pongo la palabra "natural" entre comillas de exprofeso), no comete un acto inmoral (por lo menos subjetivamente) al aceptar la aplicación de la fecundación in vitro. Podemos suponer igual intencionalidad en el doctor.

Habiendo descartado así todo aspecto de moralidad subjetiva, tratemos de concentrarnos en la moralidad "objetiva", que radicaría en la técnica.

Descartemos también todo elemento anecdótico superfluo, como ser, que se empleen óvulos de otra mujer o esperma de otro hombre, o que se fecunden varios óvulos al mismo tiempo para "abaratar" la técnica y aumentar la probabilidad de obtener un cigoto viable, y que no se implanten todos los óvulos fecundados y terminen siendo desechados. Esos elementos no son propiamente parte de la técnica o conocimiento aplicado.

De lo que estamos hablando es específicamente de un óvulo fecundado fuera del útero materno, mediante la simple técnica de poner en contacto el esperam masculino y el óvulo femenino, y una vez verificada la fecundación y que el cigoto ha empezado a dividirse, se lo reimplanta en el útero materno para que complete su desarrollo.

Repasemos:
a) el matrimonio, en acuerdo con el médico, concienten en recibir ayuda para lograr el embarazo
b) el médico aplica una técnica, resultado del conocimiento científico que se tiene al respecto
c) nace un niño producto de una fecundación in vitro

La técnica no tiene consecuencias sobre el ser humano engendrado, los protagonistas no sufren ningún daño por el acto realizado, por el contrario salen beneficiados.

¿No termino de entender donde está el problema moral que plantea la técnica de la fecundación in vitro?

No veo donde se sufre una pérdida de "perfección" al realizarse la fecundación fuera del útero materno.

12:12 a. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Estimado amigo:

Lo inmoral no es la bomba atómica ni el conocimiento técnico sobre ella, sino el acto humano de diseñarla, construirla o utilizarla.

Tú mismo lo dices: la moral se refiere a los actos humanos, no sólo a las intenciones humanas.

Si sólo importaran las intenciones, no habría moral, porque no habría verdad moral. Un hombre da a otro veneno creyendo que le da una manzana. Se trata de un acto malo, aunque pueda no haber culpa por ignorancia invencible. Esto tiene sentido dentro de la concepción realista de la moral, pero no dentro de su concepción subjetivista. Para el subjetivismo moral sólo importa la intención, por lo cual lo mejor sería no sacar a nuestro hombre de la ignorancia. Más aún, ¿cómo hablar de ignorancia si no hay verdad moral, si no hay una dimensión objetiva de la moralidad? Si no hay verdad objetiva, cada uno se contenta con su "verdad subjetiva", es decir su creencia, opinión o excusa.

Hoy por hoy el "caso simple" de la fecundación in vitro (es decir la FIV homóloga sin recurso a la destrucción o congelación de embriones sobrantes, la selección embrionaria, la masturbación etc.) es una mera abstracción. Pero supongamos que existiera. Aún así, como dice el Catecismo:

"La inseminación y la fecundación artificiales son inmorales porque disocian la procreación del acto conyugal con el que los esposos se entregan mutuamente, instaurando así un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana."

Un saludo cordial de
Daniel

9:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Una aclaración adicional: el caso simple de fecundación in vitro no es una mera abstracción. No se puede decir que sea una abstracción algo que se prectica rutinariamente. El hecho de que se practiquen usualmente mútiples fecundaciones para asegurar mayor probablidad de éxito no excluye que se pueda hacer de a una por vez. El catalogarlo de abstracción es inexplicable.

10:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La inseminación artificial de un único óvulo no es una abstracción, dicha afirmación nos resulta sorprendente.

Nos queda entonces como conclusión inevitable, que una fecundación que ocurra dentro del útero es moralmente buena, aunque la pareja se haya unido por motivos egoistas de pura satisfacción sexual, mientras que una pareja que amorosamente desea procear una vida y decide apoyarse en una técnica médica que los pueda ayudar, realiza un acto inmoral al emplear la fecundación in vitro.

11:16 a. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Estimado Anónimo:

En mi comentario anterior, escribí:

"Hoy por hoy el "caso simple" de la fecundación in vitro (es decir la FIV homóloga sin recurso a la destrucción o congelación de embriones sobrantes, la selección embrionaria, la masturbación etc.) es una mera abstracción."

Tú me respondiste:

"La inseminación artificial de un único óvulo no es una abstracción, dicha afirmación nos resulta sorprendente."

Tu respuesta no guarda ninguna relación con mi afirmación, ya que la fecundación in vitro (FIV) es una técnica diferente de la inseminación artificial.

Normalmente el semen utilizado en la FIV se obtiene por medio de la masturbación. Además, en cada caso, se suelen fecundar in vitro muchos óvulos. Por ejemplo, se producen ocho embriones y se transfieren sólo tres al útero. Los cinco embriones sobrantes son destruidos o congelados. Si los tres embriones transferidos sobreviven, se suele practicar la "selección embrionaria", vale decir el aborto: se matan dos embriones para que el restante tenga mayores chances.
Todo esto genera muy serios problemas morales al margen de la FIV en sí misma. Pero aunque todos estos problemas accesorios desaparecieran, subsistiría el problema moral central.

Por otra parte, escribes:

"Nos queda entonces como conclusión inevitable, que una fecundación que ocurra dentro del útero es moralmente buena, aunque la pareja se haya unido por motivos egoistas de pura satisfacción sexual."

Atribuir al interlocutor lo que nunca ha dicho ni pensado es una muy mala manera de llevar una discusión. Por supuesto la moral católica no concede a los esposos patente de corso en materia sexual y no aprueba que tengan relaciones sexuales buscando únicamente su propio placer. Las relaciones conyugales tienen un doble significado, unitivo y procreativo. Deben ser siempre una expresión corporal de amor auténtico y deben permanecer abiertas a la posibilidad natural de transmisión de la vida.

En cuanto al final de tu comentario, volvemos a nuestra discrepancia de fondo. Como dice el refrán, de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

Saludos.

7:04 a. m.  
Blogger Daniel Iglesias said...

Estimado Anónimo:

Respondo ahora a tu penúltimo comentario, que leí después del último.

Escribí:
"Hoy por hoy el caso simple de la FIV es una abstracción".

El "hoy por hoy" es una forma de reconocer que en sí mismo ese caso simple no es imposible, pero que hoy prácticamente no existe la FIV realizada en esas condiciones, que deben darse todas juntas para poder hablar de "caso simple".

Conociendo un poco el mundo, supongo que una clínica que evite sistemáticamente el recurso a la masturbación para obtener el semen sería probablemente una clínica regida por personas que toman muy en serio la moral cristiana; pero si la toman realmente en serio, no practicarían tampoco la fecundación in vitro.

De todos modos, si la palabra "abstracción" te parece excesiva puedes substituirla por "casi una abstracción". No cambia nada en mi argumento.

Saludos.

7:21 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


Vea mis estadí­sticas
Búsqueda personalizada